lunes, 5 de junio de 2017

CUESTA ABAJO Y SIN FRENOS

Sin rumbo. Así navega el Real Zaragoza por la Segunda División. Tras cuatro años consecutivos en la categoría de plata, el conjunto blanquillo sigue sin tener un proyecto. La falta de un proyecto deportivo estable y capaz de crear un bloque sólido que luche por ascender ha llevado al conjunto aragonés a conseguir en la penúltima jornada la salvación matemática (si, si, la permanencia en Segunda División).

Fichar año tras año una ristra de jugadores mediocres que apenas visten un año la camiseta blanquilla está claro que no sirve. Llevamos 4 perdidos. Sin planificación, sin proyecto, sin nada. Ya que el club no está capacitado económicamente para confeccionar una plantilla de jugadores de calidad, debería echar un vistazo a la cantera.
Pero no como un gasto, sino como una inversión. Crear una idea de fútbol que se implante en todas las categorías. Y apostar por el de casa. Sólo fichar a jugadores que realmente mejoren lo de aquí. Y, para esto, hace falta paciencia. Tanto dentro del club como en la grada. Tendría gracia que una afición que no protesta ante la situación actual y el bajo nivel de su plantilla se dedicara a pitar al de casa.
Peor es difícil que nos vaya. Por supuesto, el próximo partido de Liga en La Romareda ante el Tenerife (última jornada) el equipo debe llevarse una sonora pitada. Pitada dirigida tanto al palco como al césped.
La cúpula del club lleva excusándose desde que se hicieron cargo del club con el pretexto de que salvaron al equipo y le dieron viabilidad económica. Si bien es cierto que el club ha conseguido reducir su deuda gracias a su aportación, la falta de un proyecto deportivo está mermando al club.
Se cesó a Narcís Juliá por la mala planificación de la plantilla, y se trajo en invierno a Lalo Arantegui para ocupar su lugar. Pero el máximo responsable deportivo del club, Luis Carlos Cuartero (Director General), no ha dado explicaciones de este nuevo fracaso del equipo. El de Pradilla de Ebro, último superviviente en el seno del club de la época más negra de la historia para el zaragocismo, debería dar la cara y explicar la idea que tiene el club de cara al futuro.
Lalo deberá atinar en la confección de la plantilla para buscar el ascenso la temporada próxima. Es la única manera de que puedan seguir con vida más de 95 años de historia.