domingo, 19 de marzo de 2017

JORNADA Nº30 (REAL ZARAGOZA - SEVILLA ATLÉTICO)

REAL ZARAGOZA – SEVILLA ATLÉTICO    (JORNADA 30, 18-III-2017)

PALAMÓS 2.0

Érase una vez dos equipos de fútbol de la ciudad de Zaragoza, el Iberia Sport Club (quien hoy cumpliría su centenario) y el Zaragoza Club Deportivo, que un 18 de marzo de 1932 decidieron fusionarse. De esta fusión resultó el Zaragoza Foot-ball Club, máximo representante del balompié aragonés desde entonces hasta hoy en día. Fue a partir de entonces cuando nació el fútbol para muchos aragoneses. 85 años después, muchos de ellos llenos de triunfos y orgullo, el Real Zaragoza celebraba su aniversario recibiendo en su templo, La Romareda, al Sevilla Atlético. El rival, desde luego, no era el mejor para conmemorar un año más de un histórico club en un campo en el que se ha visto un futbol de muy altos quilates. Pero la realidad escupía con fuerza a los zaragocistas hacia el presente y los fieles que acudieron a La Romareda no podían pararse a contemplar el pasado sino luchar por tratar de acompañar a su equipo 85 años más. Para tratar de lograr tres puntos que permitieran al conjunto blanquillo alejarse de los puestos de descenso, Agné (hoy en la grada) decidió introducir las siguientes novedades en el once inicial: Edu García ocupó el extremo izquierdo sustituyendo a Xumetra y Dongou acompañó en ataque a Ángel en detrimento de Cani.
El cronometró echó a andar y, lejos de hacer un homenaje al balón, los jugadores blanquillos trataban de estar el menor tiempo posible con la posesión de éste. En cuanto se tuviera la ocasión de birlar el esférico al rival, este debería ser conducido, con la mayor celeridad posible, lo más lejos posible de la portería blanquilla. Esta era la orden dada desde el banquillo. O al menos, esto es de lo que es capaz esta mediocre plantilla que deambula por los campos de la categoría de plata. Tras más de media hora de imprecisiones por parte de ambos equipos, uno de estos tuvo el tino suficiente como para romper esta dinámica e inaugurar el marcador. Por desgracia para los aficionados blanquillos, esta plantilla se caracteriza por su regularidad. En concreto por la regularidad con la que cometen errores infantiles que permiten tomar ventaja a su rival. El ariete rival Marc Gual se anticipó a su par, Marcelo Silva, y batió con un testarazo al meta Saja adelantando, de esta manera, a su equipo en el marcador.
Sorprendente a la par que merecido el gol encajado por el conjunto zaragocista. Sorprendente porque no fue la ocasión más clara que tuvo el filial hispalense la que le sirvió para abrir la lata. Y merecido porque estas cosas pasan cuando no tienes ni idea de qué hacer con la pelota en el terreno de juego. El paso por vestuarios sólo podía servir para que los locales recapacitaran y dieran la vuelta al marcador tras el intermedio. Obviamente, nada de esto ocurrió.
Los mismos 22 jugadores que iniciaron la contienda salieron al césped del municipal. Y el mismo espectáculo lamentable ofrecían los locales a su gente. Para tratar de solucionar el naufragio, o simplemente para acabar de cavar su tumba, Agné decidió sustituir a Dongou por Cani. La entrada del aragonés se notó, ya que el 8 blanquillo no se arrugó a la hora de tomar decisiones. Más adelante, con el partido entrando en su último cuarto de hora, Agné decidió hacer debutar al prometedor atacante Raí sustituyendo al lateral derecho Fletscher. Al poco de entrar el ariete brasileño, el colegiado del encuentro regaló al conjunto aragonés un libre indirecto dentro del área rival que iba a terminar con el portero amonestado y con Edu García enviando el balón al fondo de las mallas.
Sin hacer méritos suficientes, el Real Zaragoza volvía a tener opciones de sacar algo positivo del encuentro. Y el equipo trató de ir a por el segundo gol. Samaras sustituyó a Lanzarote para acumular hombres en ataque y Raí envió el esférico al travesaño. Más de cara se ponían las cosas para los aragoneses cuando el guardameta rival, Ondoa, vio la segunda amarilla y fue expulsado obligando, de esta manera, a su compañero Amo a ponerse bajo los palos. Pues bien, pese a que el rival no contaba con un portero en su arco, a los jugadores zaragocistas no se les ocurrió la idea de tirar a portería para tratar de anotar gol. De hecho, ocurrió todo lo contrario. Marcelo Silva, ya en el descuento, se expulsó para no dejar al rival en inferioridad numérica. Pero lo peor estaba por llegar. Un fuerte y centrado disparo de Ivi se topó con Saja, quien dejó el balón muerto dentro del área. Allí, sólo y ante la mirada de sus rivales, Cotán recogió el regalo para acribillar al conjunto aragonés y dejarlo tirado en la cuneta.

Más que preocupante la situación del Real Zaragoza. Hay que lograr una victoria lo antes posible para evitar meternos en problemas mayores y no verle las orejas al lobo. La plantilla no parece estar preparada mentalmente para luchar por la permanencia y, una vez te metes abajo y con una mala dinámica, es muy difícil salir de ella. A los principales culpables, con traje y en el palco, no parece que les afecte demasiado lo que le ocurre al club. Como siempre, la que se va jodida a casa cuando su equipo pierde es la afición.
Desgraciadamente, todo va camino de acabar con un colorín colorado…. este equipo se ha acabado. Y si se acaba el Real Zaragoza, se acaba el fútbol.




Ficha técnica

R. Zaragoza: Saja; Feltscher (Raí Nascimento, 72), Marcelo Silva, Cabrera, José Enrique; Zapater, Javi Ros; Lanzarote (Samaras, 80), Edu García; Dongou (Cani, 62) y Ángel.

Sevilla Atlético: Ondoa [Amo]; Carmona, Bernardo, Diego González, Borja San Emeterio; Fede San Emeterio, Yan Brice (Pozo, 80); Ivi, Cotán, Curro (Borja Lasso, 64); y Marc Gual (Amo, 87).

Goles: 0 - 1, Marc Gual (min. 38); 1 - 1, Edu García (min. 75); 1 - 2, Cotán (min. 95).

Árbitro: Juan Luis Pulido Santana, del comité territorial Las Palmas. Por parte del Real Zaragoza amonestó a Cani (min. 79) y expulsó a Marcelo Silva (min. 70 y min. 93). Por parte de los visitantes amonestó a D. González (min. 28), a Cotán (min. 53) y expulsó a Ondoa por doble amarilla (min. 75 y min. 90).


Incidencias: partido correspondiente a la 30ª jornada de LaLiga 1|2|3 disputado en el estadio municipal de La Romareda con alrededor de 18.000 espectadores en las gradas.