domingo, 9 de marzo de 2014

JORNADA Nº 29 (REAL ZARAGOZA 1 - 1 MALLORCA)

JORNADA Nº 29 (Real Zaragoza 1 – 1 Mallorca) (9 – 3 – 14)

¿QUÉ TITULAR PONER CUANDO NO HAY TITULARES EN EL EQUIPO?

Tras una semana muy movida en lo extradeportivo tras el anuncio de Pitarch de quererse hacer con la mayoría del paquete accionarial del club con ayuda de empresarios aragoneses, el Real Zaragoza recibía en La Romareda al Mallorca, para protagonizar el duelo de los dos equipos con más presupuesto de la categoría. Con la necesidad de ganar para aprovechar los pinchazos de los de arriba y romper una racha de seis partidos consecutivos sin conocer la victoria, Herrera alineó un once formado por Leo Franco bajo los palos; Línea defensiva formada por Fernández, Arzo, Álvaro y Rico; Doble pivote por delante de la defensa compuesto por Acevedo y Paglialunga; Mas adelantados Cidoncha y Montañés en las bandas, y Luis García de media punta; Y arriba como referencia ofensiva Roger.
El partido comenzó y siguió la tónica habitual de los últimos encuentros disputados por los blanquillos: el equipo rival un paso por delante nuestro y ya reaccionaremos más tarde si nos meten gol. Apenas cinco minutos habían transcurrido desde el comienzo del encuentro, y el conjunto bermellón se adelantó en el marcador por medio de Thomas, quien aprovechó un rechace tras una falta colgada desde el lateral, y fusiló sin impedimento alguno estrellando el esférico en las mallas de la meta defendida por Leo Franco.
Otro partido más por detrás en el marcador debido a errores propios y a la falta de concentración y compromiso por parte de la mayoría de jugadores. Afortunadamente, pese a no merecerlo debido a lo desplegado durante los escasos minutos disputados, los locales pusieron de nuevo las tablas en el marcador gracias a un tanto de Roger, quien no desistió y no dejó de pelear hasta conseguir batir al meta rival Miño tras un pase de Montañés (min. 12). El gol permitió un pequeño respiro a los locales, pese a no haber gastado mucho aire, y el partido empezó a jugarse en el centro del campo, en donde ambos equipos trataban de mantener la posesión del esférico. Los locales lo intentaban con algún tiro lejano del solitario Roger, mientras que los visitantes creaban peligro por medio del ex zaragocista Generelo, quien hacía uso de su potencia en el disparo para inquietar desde lejos a Leo Franco, y a través de la banda derecha, en dónde encontraron una autovía gracias a la inepta capacidad defensiva del carrilero zurdo local Rico. A falta de diez minutos para el final de la primera parte, el central Álvaro tuvo que abandonar el terreno lesionado, y en su lugar entró Laguardia. También Montañés, intermitente e irregular durante la mayoría de partidos, hizo intervenir a Miño, tras zafarse de la zaga balear. Se llegó al descanso tras una horrible primera parte por parte de ambos equipos y con la sensación de que el que menos fallos cometiese y más acertado estuviera de cara al gol, se llevaría el partido ante el escaso nivel de juego.
Comenzó la segunda mitad sin cambios por parte de ambos equipos, y la sensación que se palpaba en el ambiente era la misma que en los anteriores 45 minutos: el equipo que menos errores cometa y con más puntería de cara a gol se llevaría el encuentro. Cerca estuvo de anotar para los locales el veterano, inepto y descomprometido Luis García tras mandar el esférico al larguero en un lanzamiento de falta. Los minutos pasaban y el partido parecía cada vez más una tortura para el espectador. Roger lo intentó con una chilena, pero el balón se fue ligeramente desviado. Con solo quince minutos para conseguir anotar al menos un gol para poder llevarnos los tres puntos necesarios para seguir a lo lejos la estela de la parte alta de la tabla, al técnico local le pareció oportuno mover ficha en el banquillo y dio entrada a Víctor en lugar de Acevedo. Con ambos equipos muy afectados físicamente, el veloz extremo local Víctor era quien más peligro intentaba crear, pero o los demás no se le ofrecían ni le ayudaban, o no conseguía zafarse de los rivales y se veía obligado a intentarlo dese lejos, sin crear demasiados problemas al guardameta rival. Cuando apenas quedaban cinco minutos de tiempo reglamentario, los astros volvieron a alinearse, o la Virgen del Pilar, o cualquier ser o cosa sobrenatural, para favorecer a los locales disponiendo de un lanzamiento de penalti, que fue cometido sobre Roger (mucho menos claro que uno anterior en el que el colegiado hizo la vista gorda y no se nos pitó). Parecía que los tres puntos podían quedarse en casa con la oportunidad desde los once metros, pero nadie contaba con quien iba a ser el encargado de lanzar la pena máxima. Quien cogió la pelota, y no por convencimiento, que puede que también, sino por egoísmo como durante todo el encuentro, fue Luis García. Se adueñó del balón, no hizo caso a compañeros suyos que también destacan por su eficacia desde los once metros,  lo coloco sobre el punto de penalti y lo mandó directo a las manos del meta rival Miño. Poco después, aunque muy tarde, Herrera consideró oportuno retirar al fatigado (pese a su nulo e ineficaz esfuerzo) Luis García, y lo sacó del terreno de juego entre pitos dando entrada al joven delantero zaragocista e hijo de uno de los míticos delanteros del Real Zaragoza, Juan Esnáider Ruiz, quien peleó y luchó durante los escasos minutos que le dieron. El colegiado dio por concluido el partido, aburrido y espeso, tras el cual no conseguimos recortar más que un punto con la zona alta de la tabla y que nos hacen ver más cerca la zona de descenso a 2ºB que los puestos de ascenso directo, los cuales parecen una quimera con este nivel de jugadores, equipo, entrenador y dirigentes


En la jornada anterior elegisteis como mejor jugador del partido a Leo Franco (40% de votos) y como peor jugador del partido a Luis García (20% de votos).