domingo, 2 de febrero de 2014

JORNADA Nº 24 (REAL ZARAGOZA 0-2 BARCELONA B)

JORNADA Nº 24 (Real Zaragoza 0 – 2 Barcelona B) (2 – 2 – 14)

IMPOTENCIA + DESGANA + INEPTITUD = DERROTA Y HUMILLACIÓN

Tras la victoria cosechada la jornada pasada ante el Mirandés, los jugadores del Real Zaragoza recibían en la Romareda al filial azulgrana, el Barcelona B, con la intención de conseguir una nueva victoria que evitase descolgarse de los puestos punteros de la tabla, tras la victoria de sus principales rivales (Deportivo, Sporting). En frente el filial azulgrana, que acudió a La Romareda por primera vez en la historia a disputar un partido oficial de competición liguera. La alineación local presentaba una novedad: la presencia en el eje de la zaga de Víctor Laguardia en lugar del lesionado Arzo. Destacar la publicidad que llevaba en el partido de hoy el Real Zaragoza, ASPANOA (Asociación de Padres y Madres de niños oncológicos de Aragón). Desafortunadamente esto es lo poco destacable del partido de los jugadores locales, ya que desde el pitido inicial los chavales del filial culé han bailado y vapuleados a los locales dándoles un baño de juego, poco habitual en está pésima competición nacional, en dónde solo importan dos equipos.
Tras el minuto de silencio guardado en recuerdo de Luis Aragonés, pronto los visitantes se adelantaron en el marcador por medio de Denis Suarez, quien voleó un balón proveniente de la banda defendida por Rico ante la atenta mirada de Cortés (min. 6)
No fue casualidad, ya que el dominio de los visitantes era apabullante y los locales no creaban peligro. La primera ocasión de peligro, y quizá ultima, del partido para los locales llegó por medio de Montañés, quien no supo definir un mano a o mano ante el meta rival Masip. Mientras el conjunto visitante bailaba a sus anchas, el veterano inepto del Real Zaragoza, Cortes, tuvo que ser sustituido por una lesión muscular en el gemelo entrando en su lugar Fernández. Los minutos pasaban y el partido seguía igual, baile visitante ante la atenta y compasiva mirada de los locales, que seguían vivos en el partido gracias a las acciones del meta Leo Franco. El punta visitante Adama mareaba ágil y fácilmente a los centrales locales, que parecían no darse cuenta de donde estaban, y estuvo muy cerca de batir a Leo Franco, quien atajó varios tiros a bocajarro. Afortunadamente, la humillación que sufrían los locales, aunque más que los locales la humillación la sufrían los que de verdad sienten al Real Zaragoza y no los que arrastran la zamarra zaragocista y se aprovechan del club, se tomo un descanso para continuar de forma pausada en la segunda mitad.
Comenzó la segunda mitad con la entrada al césped de Víctor Rodríguez en lugar del pésimo veterano Luis García. Fue su compañero Barkero, quien destacó, para mal como es habitual, en un claro contraataque del equipo local al regalar con un mal pase el balón al equipo rival. Mientras seguía el baile visitante, el técnico local Herrera, quien tenía fácil no empeorar el momento y forma de hacer cambios de su antecesor M. Jiménez, pero que parece que se lo está proponiendo, dio entrada a Álamo en lugar de Barkero, decepcionante como antes dije. Poco después llegó la sentencia, si es que aun quedaba la duda de que jugando así se podía remontar el partido, ya que el lateral visitante Traore tomó, tras un regalo de Paglialunga, la autovía derecha defendida por Rico, y, gracias a la inestimable colaboración de Laguardia, saludándole a su paso, anotó el segundo y último gol del partido, tras rebotar el balón en la zaga local (min. 60).
Tras esto, no se piensen que los locales fuesen a remontar ni nada por el estilo, ya que los visitantes, como durante todo el encuentro, agarraron el balón y no lo soltaron durante casi ningún momento. El Real Zaragoza tiró la toalla, si es que la había sacado, y los visitantes durmieron el encuentro ante la pasividad e indiferencia de los jugadores locales. El árbitro vio suficiente la humillación que estaban sufriendo los locales y decidió dar el encuentro por finalizado con un marcador, 0-2, que no reflejaba lo ocurrido en el césped ya que si hubiesen querido hacer daño y si Leo Franco no hubiese intervenido en determinadas acciones, la diferencia hubiese sido bastante más abultada.
Los actuales dirigentes del Real Zaragoza usan al club como una marioneta, marioneta a la que le queda, a este paso, cada vez menos tiempo. No por el partido de hoy, que ha sido muy malo, si, sino porque lanzo la siguiente pregunta: ¿le interesa al máximo accionista ascender? Se dice que si no se asciende en el primer año, esta temporada, el club deja de recibir una gran cantidad de millones de euros, pero ¿si no ascendemos el máximo accionista sale ganando? Si no se asciende lo probable sería la liquidación del club, lo que supondría el librarse de pagar la deuda por parte del máximo accionista. En cambio, ascender le supondría seguir en el meollo y, aunque le aporte beneficio, tendría más posibilidades de “estar en el ojo del huracán”. Puede que algo tenga que ver que el filial del club se haya vuelto a llamar Deportivo Aragón, como antaño, ya que en el hipotético y espantoso caso de la desaparición de lo que fue un gran club, se refundaría y pasaría a ocupar el puesto del Deportivo Aragón, actual filial. Sea lo que sea, esto se cae a trozos y hay que hacer algo ya para intentar evitarlo.

Sígueme en twitter: @javiergarciav97



En la jornada anterior elegisteis como mejor jugador del partido a Roger(50% de votos) y como peor jugador del partido a Barkero (24% de votos)