domingo, 17 de noviembre de 2013

JORNADA Nº14 ( Real Jaén 3 - 0 Real Zaragoza )

JORNADA Nº 14 (Real Jaén 3–0 Real Zaragoza) (16 – 11 – 13)

                                       ¡HABIA UNA VEZ, UN CIRCO…!

Tras la derrota cosechada en La Romareda ante el Numancia, los pupilos de Herrera visitaban al Jaén, con la intención de llevarse los tres puntos de vuelta a Zaragoza y así poder empezar a escalar posiciones en la tabla. En frente, el Jaén, equipo que antes del partido se encontraba un punto por encima de los maños. La novedad en el once inicial, fue la entrada del “presionado” Cidoncha en el costado izquierdo en lugar de Montañés, ya que como dijo Herrera en rueda de prensa, Cidoncha solo puede jugar fuera de casa pues en La Romareda no aguanta la escasa presión del público asistente.
El partido empezó, y los primeros quince minutos del encuentro fueron de los que no hace que te guste el fútbol, ni mucho menos, ya que ni un equipo ni otro parecían haberse enterado de que el partido había comenzado y ambos cometían muchas imprecisiones. Sin embargo, el jugador local Machado centró desde la banda derecha sin encontrar oposición de su marcaje, Cortés, y el balón fue cabeceado a la red por Quesada, quién inauguraba el marcador (min. 21).
Tras el gol local, nada cambió. Los visitantes no sabían moverse sin balón y todos sus pases iban dirigidos al pie, sin poder aprovechar las bandas, aunque claro teniendo a Cidoncha en una de ellas… El Real Zaragoza ponía todo su empeño, poco, en intentarlo por la banda de Cortés, quién corrió una maratón subiendo y bajando por el carril derecho, eso sí, su esfuerzo fue en vano. Cuando a la primera parte le quedaban apenas cinco minutos, una falta botada en tres cuartos de campo por Jozabed, fue cabeceado por Quesada, quién tras no encontrar resistencia por parte de Laguardia y José Mari, ni tampoco por parte de Leo Franco, que se quedo sujetando la portería, anotó el segundo gol de la tarde y el segundo gol en su cuenta particular (min. 39)
Tras este gol local, afortunadamente se llegó pronto al descanso y el penoso espectáculo de los jugadores visitantes, recuerden que no zaragocistas, se posponía para la segunda mitad, una vez el público entendía de que iba la obra.
La segunda parte, que empezó varios minutos tarde debido a un apagón en el estadio, fue más de lo mismo, pese a la entrada de Roger y Tarsi en lugar de Cidoncha y José Mari, respectivamente ya que el Jaén aparco el autobús en su área a la espera de sentenciar el partido. La ocasión más clara para los visitantes estuvo en las botas de Movilla, quien disparó con la derecha tras un pase de Víctor, sin crear mayor peligro al meta rival. De Movilla decir que ha sido un jugador importante para el Real Zaragoza pero que llega un momento en la vida, que hay que pensar en retirarse de su trabajo, y tras una gran primera etapa en el club, ganando una Copa del Rey y una Supercopa, creo que ha llegado su momento. El Real Zaragoza se dedicaba a colgar balones, que la mayoría de las veces eran despejados por una zaga local muy segura en el juego aéreo y que no ha concedido casi ninguna oportunidad. El perdido técnico visitante, Paco Herrera, dio entrada en el terreno de juego al delantero del filial Diego Suarez en lugar del internacional chileno Henríquez, cambio que solo se podría entender si fuese por lesión del delantero chileno. Víctor tuvo una clara oportunidad en sus botas, pero su disparo fue directo al cuerpo del guardameta. El Real Zaragoza parecía haber gastado sus armas, claramente de fogueo, y el Jaén de nuevo estaba más cerca de aumentar la ventaja. Tanto fue así, que escasos minutos después el delantero local Curto sentenciaba a un rival que, de nuevo, no mostro intención de ir a disputarle el partido ni de querer llevarse nada positivo a Zaragoza, tras zafarse fácilmente de Rico y batir a Leo Franco (min. 76).
Nada cambió y el Real Zaragoza pese a tener que remontar una diferencia de tres goles, no parecía querer ni intentarlo. Para colmo, el jubilado Barkero decidió borrarse para el próximo encuentro en La Romareda tras golpear a un adversario en una acción confusa y ser expulsado.
Se llegó al final del partido. Un encuentro curioso, ya que el Jaén ha jugado un partido de fútbol sin rival. Sí, sí, lo que leen, el Jaén ha saltado al césped y se ha encontrado enfrente a once monigotes que se movían por el césped, no os preocupéis que correr no corrían, y que de vez en cuando pegaban alguna patada que otra a la pelota.
Vergüenza absoluta lo que está ocurriendo con el Real Zaragoza, cuyos jugadores no paran de arrastrar la camiseta octogenaria del león y partido tras partido manchan la historia de un equipo que ha ganado trofeos en su país y en Europa. Tras  participar en el emotivo homenaje del pasado Miércoles en La Romareda a “el negro” Fernando Cáceres, los jugadores del Real Zaragoza han debido pensar que seguían en un partido no oficial y no han salido al terreno de juego a hacer su trabajo, sino que han salido a jugar una pachanga.
Próximo partido en La Romareda ante el Girona. Los jugadores locales deberían ser recibidos con una gran pitada y no hay que consentirles tanto lloriqueo y excusas. Habrá que ver si para entonces Paco Herrera ha sido destituido o no.




    

En la jornada anterior elegisteis como mejor jugador del partido a Henríquez (50% de votos) y como peor jugador del partido a Abraham (30% de votos)