domingo, 10 de noviembre de 2013

JORNADA Nº13 ( Real Zaragoza 1 - 2 Numancia )

JORNADA Nº 13  (Real Zaragoza 1 – 2 Numancia) (9 – 11 – 13)

NUEVO BOCHORNO LOCAL, ESTA VEZ EN EL DERBI DEL MONCAYO

Tras la decepcionante derrota cosechada la pasada jornada ante el Éibar en tierras vascas, el Real Zaragoza recibía en La Romareda al Numancia, equipo con tres puntos más en la tabla y, tras lo demostrado hoy, con las ideas más claras que las del equipo local. Los locales saltaban al campo con la novedad del canterano Laguardia, muy mal como todo el equipo durante el partido, en lugar de Paredes. Cortés recuperaba el lateral derecho y Roger ocuparía la posición del lesionado Montañés.
El partido comenzó, y como es habitual el Real Zaragoza entregó la pelota y el control del partido al Numancia, si si lo que leen, el Numancia no tomó el control del partido, los locales, a partir de ahora, en al menos este partido, procuraré no llamarles zaragocistas, ya que no lo son, se lo dieron ya que no quisieron saber nada del balón y confiaron en defenderse bien para intentar salir rápido al contragolpe buscando balones largos. Los numantinos eran los que más peligro creaban, algo lógico si tienes el balón, y no paraban de inquietar la meta local defendida por Leo Franco. El ariete local Henríquez era el único que intentaba poner en peligro al meta rival Raúl, pero no acertaba a la hora de materializar. Leo Franco, de nuevo, salvó al Real Zaragoza tras un zurdazo del delantero visitante Del Pino. El Numancia seguía controlando el encuentro, y los únicos jugadores locales que se salvaban eran Leo Franco, que estaba salvando al equipo de ir perdiendo de un par de goles y Henríquez, el único jugador que intentaba crear peligro. El técnico visitante, Juan Antonio Anquela, tuvo que mover ficha y dio entrada a Pedraza en lugar del ex jugador blanquillo Antonio Tomas, jugador que será recordado como uno de los muchos pufos que el máximo accionista trajo al club. Cuando la primera parte entraba ya en la recta final, Acevedo tuvo que retirarse antes de tiempo debido a una lesión muscular, en su lugar entraría Movilla. Antes de que finalizase la primera mitad, el Numancia vio como le anulaban un gol por fuera de juego. Se llegó a la conclusión con pitos por parte del poco público de La Romareda y con la sensación de que los jugadores visitantes iban a llevarse claramente la victoria ante un equipo anfitrión, que no jugaba ni quería jugar a nada.
La segunda mitad comenzó sin cambios por parte de ambos equipos y con la misma dinámica de la primera parte, control del Numancia ante la pasividad de los locales. Pese a esto, escasos minutos después del comienzo de la segunda mitad, el ariete local Henríquez aprovechó un rebote para volear con un zurdazo e inaugurar el marcador (min. 54)
Pese a conseguir, injustamente, adelantarse en el marcador, los locales no supieron hacerse con el control del esférico y el Numancia era quien llevaba el balón con más criterio. A veintes minutos para el final del encuentro, Montañés sustituyó al goleador zaragocista de la noche Henríquez, quién se fue tocado del campo. Cuando al encuentro le quedaban poco más de diez minutos de tiempo reglamentario el carrilero zurdo local Abraham, cometió un grave penalti al golpear con la mano el balón y cometer pena máxima por saltar con los brazos por encima de los hombros. El penalti lo materializó Julio Álvarez, quién batió por el centro a Leo Franco (min. 79)
El técnico local Paco Herrera, ante la penosa gestión del partido, dio entrada al recién recuperado tras estar más de nueve meses lesionado, Javi Álamo en lugar del desaparecido Victor. Un minuto después, la tostada cayó por el lado de la mermelada, tras estar untándola durante todo el partido. El exjugador del filial zaragocista Gaffoor remató a la salida de un córner tras ganar en el salto a Jose Mari y batió al meta local Leo Franco (min. 82).
Pese a ir perdiendo y tener que remontar el encuentro, los jugadores locales seguían sin tener el control del juego y se podía decir que llegaban con mas peligro los visitantes pese a ir ganando, que los locales, quienes no daban una y además daba la impresión de que ya daban el encuentro por perdido antes de que el colegiado pitase el final. Con este resultado, 1 – 2 se llegó al final del encuentro ante un público que apenas pitó al equipo al final y durante este penoso encuentro por parte de los locales.
El Real Zaragoza se cae a pedazos. No solo por la mala situación deportiva, sino también porque lo que ha sido su principal valor durante los mas de 80 años de historia, su afición, ha pasado a un grado de conformismo que puede ser muy perjudicial para el club. No pido que se le exija a esta panda de jugadores lo que se les exigía a plantillas históricas como la de Los Magníficos, Los Zaraguayos o la quinta de La Recopa. Solo pido que los aficionados zaragocistas que vayan al campo no se queden con celebrar los goles y pitar alguna decisión dudosa, hay que empezar a pitar a unos jugadores que, independientemente de que no dan la talla por su baja calidad, no dan todo en el campo por el club del león rampante que arrastran y humillan en muchos partidos. La afición debe cambiar, no debe estar callada, debe exigir al equipo, obviamente en cierta medida, para que los jugadores den todo en el campo y también debe ser una olla a presión en la que los jugadores rivales sientan que no les va a ser fácil jugar en ella. En fin, en cierta medida tenemos un poco lo que nos merecemos.
La Romareda tiene una buena ocasión para recordar a un símbolo de épocas pasadas y gloriosas como lo fue “El Negro” Fernando Cáceres en el partido homenaje que se disputa este Miércoles entre los actuales mimbres de la plantilla del Real Zaragoza contra amigos de Fernando de la Liga española.
Próximo partido de liga el Sabado 16 ante el Jaen.





En la jornada anterior elegisteis como mejor jugador del partido a Víctor (40% de votos) y como peor jugador del partido a Paredes (30% de votos).