domingo, 19 de febrero de 2017

JORNADA Nº26 (ALCORCÓN - REAL ZARAGOZA)

LaLiga 1|2|3  2016/2017

26ª jornada (19/2/17)

Alcorcón                  1   -   1                       Real Zaragoza



FUIMOS A PERDER, LO MERECIMOS Y NOS REGALARON UN PUNTO



En medio del lento proceso de muerte que vive el Real Zaragoza, al conjunto blanquillo le tocaba viajar hasta Alcorcón para enfrentarse al equipo alfarero. En el punto de mira y señalado desde todas las partes, Raúl Agné decidió alinear un once que contaba con las siguientes novedades: Irureta, finalmente y condenado por sus fallos, fue relegado al banquillo y su puesto en la portería fue ocupado por Saja. Además, la zaga estuvo integrada por Cabrera (LI), Valentín (DFC), Marcelo Silva (DFC) y Feltscher (LD).
Se inició el encuentro y pronto se dio un hecho que sólo ocurre una vez a la semana, como si de algún cometa se tratará: el conjunto aragonés salió a merced del rival, regalándole la pelota y dejándoles jugar con comodidad (nótese la ironía). Lo poco aceptable del conjunto visitante venía de las manos de Saja, seguro durante su debut, y de un contundente Marcelo Silva, que aportaba la confianza y seguridad necesaria a la retaguardia zaragocista. De la defensa para adelante, nada de nada: Zapater impreciso, Ros y Cani desaparecidos y cometiendo errores de bulto, Xumetra irregular y fallón, Lanzarote (¿Lanzarote?) y Ángel sólo y con el mismo atino que una escopeta de ferias. En medio de este esperpento, Ángel tuvo en su cabeza la ocasión más clara del encuentro, pero pese a encontrarse en una posición manifiesta de gol, su cabezazo se topó con el guardameta rival. Tras esta ocasión, volvió el mismo patrón de juego que imperaba desde el inicio del encuentro: cuanto menos rato esté el balón en el suelo, mejor. El Alcorcón, ante la parsimonia mostrada por los jugadores blanquillos, trataba de generar peligro mediante disparos lejanos que ponían a prueba a Saja. Así transcurrieron los primeros cuarenta y cinco minutos. Y no tenía pinta de que fuera a cambiar el guion del encuentro en el segundo acto.
No hubo cambios tras el paso por vestuarios. Ni de jugadores ni de guión. Cerca estuvo de adelantar a los locales el ariete David Rodríguez, pero su cabezazo desde el punto de penalti se topó con un Javi Ros que pasaba (o paseaba) por ahí. De pronto, Dongou salió al terreno de juego para disputar la última media hora. Tras leer la ficha técnica al finalizar el encuentro, resulta que sustituyó a Lanzarote. Pésima actuación del extremo visitante.
Entre fallos y más fallos transcurría la segunda mitad. Y, cuando al encuentro le quedaba menos de un cuarto de hora, el cántaro blanquillo se rompió. Un error en la marca de Valentín a la salida de un córner permitió a Owona peinar la pelota al fondo de las mallas y dejar en evidencia le estrategia defensiva de los aragoneses.




Los aficionados blanquillos más ilusos se sorprendían del gol encajado mientras sacaban del bolsillo el pañuelo para secarse las lágrimas. Por su parte, los zaragocistas más realistas y que observando la dinámica del encuentro veían que el gol rival, tarde o temprano, iba a llegar, se retorcían de dolor mientras secaban sus ojos llorosos. Pero fruto de la virgen del Pilar, de los amantes de Teruel o de todos los mártires y seres fantásticos zaragocistas, el Real Zaragoza iba volver a la capital maña con algún punto en la buchaca. Tras varias oportunidades muy claras de los locales y la sorprendente sustitución de Ángel por Edu García (quitas a un delantero cuando más lo necesitas) llegó la flor en el culo que permite a Agné asegurar su continuidad en el club durante, al menos, una hora, y que permite a los jugadores blanquillos alargar durante una semana más la “historieta” de que creen en sus posibilidades. Un error de comunicación entre el defensa rival David Navarro y su guardameta terminó con el zaguero introduciendo el esférico en su propia portería.
Tras este regalo dado por el conjunto madrileño, el resultado no se movió y el Real Zaragoza regresa con un punto tras merecer cero. Como premio por su actuación, Raúl Agné ha concedido a los miembros de la primera plantilla fiesta hasta el miércoles. Como si hubiera algo que celebrar…
Próxima jornada en La Romareda frente al Gimnastic de Tarragona. Y, que no nos engañen: el objetivo es la permanencia.


En la pasada jornada elegisteis a Valentín come mejor jugador del encuentro (27%) y a Irureta como peor jugador de este (53%)