martes, 23 de agosto de 2016

JORNADA Nº1 (REAL ZARAGOZA - UCAM MURCIA)

LaLiga 1|2|3             2016/2017

1ª jornada (22/8/16)

Real Zaragoza         3   -   1        UCAM Murcia 



SUEÑO DE UNA TARDE DE VERANO



4 de junio de 2016. Lugar de los hechos: Palamós. En esa fecha y en ese lugar, 14 jugadores de fútbol (11 titulares más 3 suplentes) arrastraron el escudo del Real Zaragoza participando en uno de las mayores ridículos que se recuerdan en la historia del club aragonés. No sólo no cumplieron el objetivo de entrar en promoción de ascenso, sino que ridiculizaron al club que mal representaban. De esos 14 jugadores, muchos se marcharon en verano. Otros, los considerados útiles para el nuevo curso, fueron pescados por el Director Deportivo del club, Narcis Julià. El ex defensa y zaragocista no dejó solo a su equipo y decidió rodearse de gente capacitada para devolver al Real Zaragoza a la máxima categoría. Para dirigir la nave zaragocista llegó el turolense Luis Milla, quien acompañado de sus hombres de confianza comenzó a trabajar junto con Julià en la  confección de la nueva plantilla. Para evitar ridículos como el de Palamós y para asegurar compromiso máximo en el vestuario y sobre el césped, llegaron a la entidad blanquilla una serie de nombres que, además de aportar mucho sobre el césped, suponían un plus de zaragocismo dentro de la plantilla. Zapater y Cani volvían a su casa para capitanear la nave zaragocista rumbo a la Primera División. Y es que, quien mejor que un aragonés para devolver al Real Zaragoza al lugar que, por historia, le corresponde.
Para el debut ante el recién ascendido, UCAM Murcia, Milla decidió alinear de inicio a los siguientes jugadores, dentro del sistema de juego 4-1-4-1 que lleva practicando desde el inicio de pretemporada en Boltaña: Irureta; Isaac, Marcelo Silva, Cabrera, Casado; Zapater; Lanzarote, Morán, Cani, Xumetra; y Ángel.
El colegiado, el mismo que arbitró el ridículo ante el Llagostera, dio por comenzada la nueva temporada y, desde el inicio del encuentro, los pupilos de Milla dieron muestra de la forma de juego que quiere imponer sobre el césped el técnico turolense: verticalidad y toque de primera y con velocidad. Cani apareció pronto y se sacó de su chistera algún que otro pase que animó al escaso público del municipal. Y, siempre que el físico le aguante y las lesiones le respeten, dio la sensación de que se iba a enfundar el traje de mago en mas de una ocasión durante el resto de la campaña. No tardó mucho el conjunto aragonés en dar la primera estocada a su  enemigo. Un excelente pase de Xumetra desde la banda izquierda habilitó a Ángel para, tras topar con el guardameta rival en el primer remate, enviar el esférico al fondo de las mallas e inaugurar, de esta manera, la cuenta goleadora de esta campaña (1-0).
Siguió el conjunto blanquillo con la misma intención tras encontrar el premio, merecido, del gol. Zapater dominaba el centro del campo y se asociaba con Cani y/o Lanzarote. Bastaba con que alguno de esos tres jugadores entrara en juego para crear peligro o, en el caso del ejeano, dar control y pausa al esférico. Cuando los visitantes parecían asumir su papel sobre el césped, recibieron otro jarro de agua fría. Pero no un jarrón cualquiera no, un jarrón mudéjar (hermoso). El ariete Ángel se convirtió en orfebre para, con una bella chilena y tras peinar el balón Casado en el primer palo, enviar el balón al fondo de las mallas culminando, así, su obra de arte y provocando el éxtasis en la grada (2-0).
Aumentaba su ventaja el conjunto blanquillo, que veía como se plasmaban sus méritos en el luminoso. Para dejar los deberes prácticamente acabados y no sufrir ningún imprevisto, los locales aumentaron aún más la ventaja antes del intermedio. Angel, quién acumulaba ya dos goles, asistió a Lanzarote para que el extremo batiera al arquero rival y culminara el contragolpe (3-0).
Con aplausos del respetable, los blanquillos se dirigieron a vestuarios para recibir las instrucciones de su preparador de cara a la segunda mitad. Placido descanso para los casi 15000 zaragocistas que, pese a las fechas, acudieron fieles a la cita con su equipo.
Los mismos protagonistas saltaron sobre el césped tras el paso por vestuarios. Con una amplia ventaja y ante un rival recién aterrizado en la categoría y más débil, los aragoneses comenzaron a circular el esférico para controlar el partido. Cuando el balón llegaba a posesión de algún zaragocista con calidad, este se permitía el lujo de tratar de deleitar al respetable, que miraba con tranquilidad como los minutos pasaban. Milla movió ficha y sustituyó al nuevo fichaje Xumetra, quién se llevó aplausos de la grada, por Javi Ros. Ante un rival que apenas daba dos paseas seguidos y debido al desgaste físico, Ros se situó en la posición de Cani y el de Torrero pasó a ocupar la banda. Además, un mediocre Erik Morán fue sustituido por el debutante Barrera. Ya en la recta final del tiempo reglamentario, el bigoleador y asistente Ángel abandonó el campo entre aplausos y dejó su lugar a Buenacasa. Cerca estuvo de llegar el cuarto gol para los locales cuando Lanzarote estrelló el esférico en el travesaño tras una magnífica asistencia desde la esquina de Cani. De el cuarto gol zaragocista se pasó al gol del honor de los visitantes. Un despiste de la zaga blanquilla provocó que Imaz se encontrara solo ante Irureta, quién arrolló al jugador rival y fue amonestado. La pena máxima fue ejecutada por el propio Imaz, quién engaño a Irureta y maquilló el resultado (3-1).
Buen primer partido del conjunto dirigido por Luis Milla. Defensa segura con la dupla uruguaya en el centro de la zaga y con dos laterales cumplidores, mediocentro liderado por un todopoderoso y capitán Zapater, quien conectaba sin problemas con Cani y Lanzarote, dos seguros por la banda y por el centro (tanto Xxumetra, como Cani y Lanzarote, han ido intercambiándose sus posiciones durante algunos tramos del encuentro) y arriba un Ángel con la pistola cargada. La diferencia de goles permite al Real Zaragoza acabar la jornada como líder de la categoría, algo anecdótico. Buen partido inaugural y buenas sensaciones de un equipo que pende, tal vez en exceso, de Cani y Zapater. Crucemos los dedos para que los jugadores aragoneses se libren de las lesiones y estén disponibles la mayoría de partidos.


Ficha técnica:


-Zaragoza: Irureta; Isaac, Marcelo Silva, Cabrera, Casado; Zapater; Erik Morán (Barrera, min. 73), Cani, Xumetra (Javi Ros, min. 64), Lanzarote; Ángel (Buenacasa, min.85)

-UCAM Murcia: Biel Ribas; Tekio, Hugo Álvarez, Fran Pérez, Basha Iván Aguilar, Nono (Kitoko, min. 53), Albizua, Natalio (Imaz, min. 75), Pere Milla (Jona, min. 69) y Tito.



Goles: 1-0, Ángel (min. 9); 2-0, Ángel (min. 36); 3-0, Lanzarote (min. 43); 3-1, Imaz (min. 90).

Árbitro: Jorge Valdés Aller, del comité territorial castellano-leonés. Por parte del Real Zaragoza amonestó a Zapater (min. 65) y a Irureta (min. 90). Por parte de los visitantes amonestó a Tekio (min. 6) y a Iván Aguilar (min. 70).